19.9.10

Bicentenario

detesto: que en eventos masivos suban a los pendejos en los hombros y tapen la vista de uno, detesto también que estos mismos relaten todos los sucesos de forma enfermante en mi oido, me cargan las flaites gordas encaramadas en las rejas y me carga aun más que mi rostro choque con sus culos deformes.


me cargan los vagabundos del centro de santiago que huelen a mierda, odio esas orejas luminosas y todo lo que de luz entrecortada (pobres epilepticos), detesto la gente que se siente en el suelo cuando esta todo oscuro y la gente que lleva coches a esos eventos.

Gracias Dios por crear al vendedor ambulante que guia el camino entre la multitud y a esa gente seudo vegetariana-activista ecologica que vende hamburgesa de soya!

2 comentarios:

Tomemos un Café dijo...

Puede que en algún momento llegue a molestar que cada cinco minutos las personas en masa empiecen a gritar Ce Hache I, aburre ser tan patriota...

Anónimo dijo...

Amén, Dios bendiga a los veganos esnobs